jueves, 24 de septiembre de 2009

MÁS DE 300 PERSONAS ULTIMAN LA RECREACIÓN DEL BARRIO DE LA GOLETA EN UN PUEBLO DE LOS AÑOS 50


El próximo sábado 26 de Septiembre de 2.009, el barrio de La Goleta va a transformarse en un barrio de los años 50, poniendo en escena un trabajo escenográfico y de transmisión llevado a cabo en los últimos seis meses.

Tomando como punto de encuentro la Plaza Ntra. Sra. del Rosario a las 20 hrs., se podrá observar la apertura de la escuela, el despacho de carne, la herrería, la barbería, la quesería, las casas antiguas, el velatorio, el taller de costura, el calabozo, la panadería, la cantería, la botica, un día de playa, la radio, la botica, los juguetes, la oficina, el estudio fotográfico, el escultor, las caladoras, los vehículos, el latonero, el baile de piñata, la zapatería, el cine, las lavanderas, la cochinilla, la alfarería, las plataneras, el artesano carpintero, el pintor, la tienda de aceite y vinagre, el molino, la iglesia, los juegos tradicionales y los deportes…

Antigüedades y objetos curiosos como los antiguos pupitres de la escuela, las cajas de los plátanos, los troncos dónde se cortaba la carne, las cajas de sal para el pescado, los fuelles de la herrería, las antiguas máquinas de coser, las primeras máquinas de hacer embutidos, los juguetes de hace más de un siglo, el horno a leña de pan, la máquina artesanal de hacer supositorios, la viejas máquinas de fotos, los vehículos de la época, el cine de antes, las radios legendarias, los sifones, los surtidores de aceite y vinagre, la caseta de la playa, etcétera, y así centenares de objetos –de incalculable valor-, recrearán junto con los figurantes y actores un pueblo canario de los años 50.

El acceso al pueblo es libre y gratuito, donde el visitante sólo tiene que pasear y adentrarse en el barrio. Los repartidores de periódicos le informarán de qué locales visitar y su horario (cerrarán a la 1 de la mañana). Ser previsibles en el acceso debido al cierre del tráfico y acudir al punto de encuentro a las 20 hrs. Y a disfrutar, son sólo cinco horas para conmoverse con esta improvisada máquina del tiempo.

El proyecto en su conjunto, está financiado por el Gobierno de Canarias, la Obra Social de La Caja de Canarias y la Asociación de Empresarios de Arucas –Adipymes-.