jueves, 31 de julio de 2008

Los Pozos de los Desaparecidos

Los Pozos de los Desaparecidos en la Guerra Civil declarados Bien de Interés Cultural
- Situados en el cauce del Barranco de Arucas, en Gran Canaria, cuentan con la categoría de Sitio Histórico
El Consejo de Gobierno ha declarado los Pozos de Los Desaparecidos en la Guerra Civil Española Bien de Interés Cultural. Localizados en el municipio de Arucas, Gran Canaria, cuentan desde hoy con la categoría de Sitio Histórico. El Bien de Interés Cultural está integrado por cuatro pozos: Pozo del Puente del Barranco de Arucas, Pozo de la Vuelta del Francés, Pozo del Barranco de Tenoya y Pozo del Llano de las Brujas.

El criterio para la delimitación del Bien de Interés Cultural de los Pozos de los Desaparecidos de la Guerra Civil asume el carácter unitario de los acontecimientos históricos que han dado lugar a su declaración como Sitio Histórico, si bien reconociendo la individualidad de cada uno de los elementos que lo integran. De este modo se ha procedido a la delimitación de cada uno de los pozos, utilizando como centro del perímetro de protección el punto central de la boca de la obra de captación de agua. El espacio de protección que comprende este Bien de Interés Cultural incluye la totalidad de la obra del pozo y su contenido con valor histórico.

Pozo del Puente del Barranco de Arucas: localizado a unos 225 metros sobre el nivel del mar, en el cauce del Barranco de Arucas, entre el Puente de Arucas y el actual puesto de la Cruz Roja. Este pozo, que se nutría del agua procedente de las filtraciones de riegos de cultivos aledaños así como del propio cauce del barranco, cuenta con una boca de tres metros de diámetro y una profundidad no superior a los cien metros. Según la información disponible se trata de un pozo que debió construirse con anterioridad a 1924 y que ya en el año 1937 se encontraba seco.

Pozo del Llano de las Brujas: Localizado en las cercanías del denominado Llano de las Brujas, en Montaña Blanca, a unos 185 metros sobre el nivel del mar. Se corresponde con un pozo de planta circular, con un diámetro de boca de entre tres y cuatro metros y una profundidad que no excede los noventa metros. Puede fecharse su construcción en un momento anterior a 1924, estando abandonado en la actualidad y sellado el brocal por una losa de hormigón.

Pozo del Puente de Tenoya: Localizado en el mismo cauce del Barranco de Tenoya, en las cercanías del puente del mismo nombre, a unos 130 metros sobre el nivel del mar. Como en los casos anteriores, se trata de un pozo con una profundidad no superior a los 100 metros, y cuya construcción debe remontarse a fechas previas a 1924.

Pozo de la Vuelta del Francés: Localizado en las proximidades del Barranquillo de la Calva a unos 385 metros sobre el nivel del mar, muy próximo al trazado de la carretera GC-43. Como en los casos previos se trata de una obra de captación que a juzgar por la información disponible ya se encontraba construida en el año 1933.

El entorno de protección definido para cada uno de los pozos que integran este Bien de Interés Cultural, con categoría de Sitio Histórico, tiene el propósito de prevenir, evitar o reducir un impacto negativo de obras, actividades o usos que repercutan en el bien a proteger, en su contemplación, estudio o apreciación, como así establece la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias. Para ello se ha establecido un entorno de protección definido por un perímetro de 20 metros con respecto al centro de cada uno de los pozos. El entorno de protección de cada uno de los pozos supone un área de 314,159 m2 con un perímetro exterior de 62,831 metros lineales.

No hay comentarios: